Hace días atrás me suscribí a Apple TV+ y como el thriller psicológico es mi género favorito, la serie SERVANT, fue lo primero que decidí ver de esta plataforma.


Esta ficción que produce M. Night Shyamalan, se centra en una familia compuesta por  Dorothy y Sean Turner y su hijo recién nacido, Jericho. Esta familia contrata a Leanne, una niñera para que le ayude a cuidar de su hijo, abriéndoles las puertas a una misteriosa y desconocida fuerza que cambiará sus vidas para siempre.


Esta primera temporada de SERVANT cuenta con diez capítulos de aproximadamente 30 minutos cada uno. Me fascinaron mucho todas las actuaciones, en especial las de Lauren Ambrose (Dorothy), Toby Kebbell (Sean) y Rupert Grint (Julian).
Esta serie es técnicamente perfecta. Una cinematografía impecable que va acorde a unos ángulos de cámara estupendos. A eso se le suma la música siniestra, que nos acompaña a lo largo de este retorcido recorrido.


M. Night Shyamalan se apropia de esta pieza de ficción. Y es que aunque solo haya dirigido los episodios 1 y 9 logra dejar plasmada su huella a lo largo de toda la historia. 


Esta serie transcure completamente en la casa del matrimonio. Es la casa también la que juega un papel importante para el deleite y disfrute de la historia. Creando el escenario perfecto para los perturbadores sucesos que acontecen en sus 4 paredes.


SERVANT logró adueñarse de mi curiosidad desde su inicio. Y aunque en el último episodio crees que tienes todas las piezas del rompecabezas, la serie se las ingenia para sacarte del juego. 

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.